Mi padre no era un nadador

  El bellísimo fragmento que les presentamos a continuación forma parte de la novela Miramar (El fin de la noche, 2012) de Gloria Peirano, finalista del Premio Nueva Novela de Página/12 (2007). Novela que, según Angel Berlanga: “construye, con una estructura precisa, el íntimo –y agridulce– paraíso perdido de la infancia marcado por la muerte...

Volver arriba