37 canciones machistas que deberías dejar de escuchar

 

Por Miryam Hache

 

El feminicidio es la última violencia que se puede ejercer contra el cuerpo de la mujer viva. El último sometimiento. El feminicidio, el asesinato de las mujeres —cis y trans— por razón de su género, es una causa  de muerte evitable de cifras espeluznantes en todo el mundo. Pero he dicho la última violencia posible…

Cuando un hecho social se repite tan extenuada y sistemáticamente en una sociedad no es producto, no es solamente el resultado de tomas de decisiones aisladas de despiadados asesinos, de individuos inadaptados y malnacidos. No. Es sistémico. No estoy diciendo que los individuos pierdan un ápice de culpa por sus acciones, sino que debemos dejar de contemplarlos como casos aislados y particulares, y entender que se trata de conflictos que nos involucran a todxs. Un sistema enfermo engendra hijos enfermos. Algunxs mucho más enfermos que otros. A lo largo de nuestras vidas debemos llevar a cabo un proceso de desintoxicación de los valores hegemónico-patriarcales, de deconstrucción para “sanar”. Si no, internalizamos, reproducimos y regurgitamos los mismos valores que nos enredan. Cuando hablamos de feminicidio hablamos de genocidio. Un genocidio que, a nivel global, se da en un contexto en el que: “los hombres matan a hombres y los hombres matan a mujeres, individuos de la mitad de la especie se matan entre sí y matan a individuos de la otra mitad. La supremacía masculina tiene un protagonismo categórico en el ejercicio de todas las formas de violencia extrema que se ejercen”. El feminicidio es el fatal desenlace de una trama en la que las mujeres sufrimos —y este sufrimiento será agravado por las condiciones de clase, raza, etnia y otros factores— en el sistema patriarcal —un sistema desigual, jerárquico y opresivo, en el que lo que represente a las masculinidades de turno va a someter siempre a lo que represente a las feminidades de turno—,  sufrimos, reitero, todo tipo de violencias: económicas, políticas, físicas, lingüísticas, representacionales, simbólicas, etcétera.  

Al imaginario popular lo construimos entre todxs, no es connatural al ser humano y no se construye solo, no viene dado por Dios o Alá o Trump, está constituido por una infinidad de vocablos, expresiones, modos de ejecutar o mostrar el hacer político, instituciones, gestos, hábitos, periódicos, series, películas, canciones, etc. En el actual imaginario popular capitalista, patriarcal y hegemónico, las mujeres somos muchas cosas. Por ejemplo, si somos madres, estamos asexuadas, nuestros hijxs deben ser lo más importante en nuestras vidas y debemos estar dispuestas al sacrificio por ellos; si somos jóvenes y bellas, primero somos carne, cuerpos depositarios de semen antes que personas, o somos cosas, permanentemente cosificadas en todos tipo de medios —en un sistema en que los objetos están concebidos para transformarse rápidamente en basura, no es de extrañar que muchos cuerpos de mujeres luego de ser vejados, violados, y aniquilados sean arrojados a los basurales—; si somos viejas volvemos a estar asexuadas y somos prácticamene invisibles; y un largo etcétera.

Aquí les presento una lista con canciones de diversos estilos y tiempos que contribuyen no solo a crear y perpetrar este enfermo imaginario, sino que en muchos casos, hacen apología sutil, metafórica o radicalmente explícita del feminicidio. Uno de los patrones que se repite en casi todas las letras es la representación de la mujer como posesión del hombre, de que mujer que ama se entrega: en alma y cuerpo. No se salva ni la salsa, ni la cumbia, ni el blues, ni el pop, ni el rock, ni el under ni el mainstream…

 

Empecemos por una de allá de esos tiempos remotos…

Skip James Cuts a Woman in Half (“22-20 Blues” – 1931)

You know, sometimes she gets unruly

An she act like she just don’t wanna (y actúa como si no quisiera)

But I get my 22-20 (pero yo agarro mi 22-20)

I cut that woman half in two (y corto a esa mujer en dos)

 

Sigamos con aquellas canciones que escuchábamos de pequeñxs. ¿Que eras niña? Pues venga a planchar, ni se te ocurra jugar. ¿Que eras niño? Pues desea casarte de mayor con una mujer lo suficientemente inteligente como para ser capaz de abrir una puerta.

 

Arroz con leche me quiero casar

con una señorita de San Nicolás,

que sepa tejer, que sepa bordar, que sepa abrir la puerta para ir a jugar.  

   

Bah, todo muy naif, pongámosle un poco de hardcore a las letras infantiles:

Don Pepito mató a su mujer,

por haber sido muy mala

y no querer obedecer.

En el corralito la pudo esconder.

La echó en un caldero

y la puso a remover.

Don Pepito hizo muy bien.

Su próxima novia

será buena mujer.

 

Vamos con otra canción española muy sana que se llama Federico ha matado a su mujer:

Federico ha matado a su mujer

la hizo picadillo y la puso en la sartén.

La gente que pasaba olía a carne asada

era la mujer de Federico.

 

No comments. Hablando del pasado, en los sesenta podías escuchar otras maravillas que hablaban de la emancipación de la mujer, como la banda sonora de la película Sonrisas y lágrimas:

Tengo 16, casi 17

sé que soy ingenua

totalmente preparada estoy

para hacerle frente a un mundo de hombres,

tímida, vergonzosa y asustadiza soy

de las cosas que van más allá de mis conocimientos,

necesito a alguien mayor y más sabio

QUE ME DIGA QUÉ HACER

tu tienes 17, casi 18

voy a DEPENDER de ti

 

No se preocupen que en el año 2013, los programas infantiles sí que hablarán sobre la emancipación de la mujer…

Si es por amor, de Violetta

 

En los sesenta también podías escuchar el canto a la sumisión romántica femenina Apoya a tu hombre, de Tammy Wynette

A veces es difícil ser una mujer

Dándole todo tu amor a sólo un hombre

Tendrás tiempos malos y él tendrá tiempos buenos

Haciendo cosas que tú no entiendes (¡Que eres mujer! ¿Cómo vas a entender?)

Pero si lo amas, lo perdonarás

Aunque él sea difícil de entender

Y si lo amas, oh debes estar orgullosa de él.

 

Porque el amor romántico es eterno, incuestionable y si aceptaste casarte, tendrás que perdonarle todo, como viene a ratificar una coetánea de Tammy, Leslie Gore en That’s the Way Boys Are:

When he treats me rough and he acts as though he doesn’t care (cuando me trata mal y actúa como si no le importara)

Well I never tell him that he is being so unfair (bueno, nunca le digo que está siendo injusto)

Cause he loves me and I know it (porque él me ama y lo sé)

He is just afraid to show it (solo tiene miedo de demostrarlo)

That’s the way boys are

 

Hay que perdornarlo todo habíamos dicho, incluso el maltrato físico.

He Hit Me (It Felt Like a Kiss), de The Crystals (1963) versionada luego por Courtney Love y numerosos artistas.

ME GOLPEÓ Y LO SENTÍ COMO UN BESO

Me golpeó, pero no me hizo daño

No podía soportar oírme decir

Que había estado con alguien nuevo

Y cuando le dije que le había sido infiel

Me golpeó y lo sentí como un beso

Me golpeó y me di cuenta que me amaba

Porque si no le hubiera importado  

No se habría vuelto loco

ME GOLPEÓ Y ME ALEGRÉ

Cariño, ¿no te quedarás (conmigo)?

Me golpeó y lo sentí como un beso

Me golpeó y yo supe que le amaba

Porque cuando él me tomó en sus brazos con toda la ternura

Me golpeó y me hizo feliz.

 

Oh yeah, me apabulla tanta salud mental junta. Pero en el 2015, las norteamericanas cantarán otras cosas:

God made girls de RaeLynn

Alguien tiene que ser quien coquetea

Alguien tiene que querer tomar su mano

así que Dios hizo a las chicas

Él necesitaba alguien suave y fuerte, dulce y orgullosa

Pero lo suficientemente fuerte

para romper un corazón

ALGO HERMOSO Y FRÁGIL

que ilumina en la oscuridad

Así que Dios hizo a las chicas

retrocedió y le dijo a los chicos

“estoy a punto de sacudir tu mundo”.

Y Dios hizo a las chicas

(para cantar en tu silla delantera).

Alguien que es difícil de manejar        

Algo frágil para sostenerlo cuando hiera

Que Dios nos hizo lindas, frágiles, livianas y bobitas para entretener a los machos. De independencia nada, DIOS NOS PUSO EN EL MUNDO PARA QUE SEAMOS ACCESORIOS de los hombres.

PERO todo esto no es nada comparado con lo que viene. En las siguientes letras veremos: cosificación, infantilización y animalización de la mujer; la concepción de que debemos estar dispuestas a dar la vida por amor y de que somos posesiones de aquellos que nos “aman”; o simplemente pura, radical y explícita misogonia.

Aquí al utra posesivo de Juio iglesias  le gustan las niñas y cree que lo mejor en nuestras vidas es la virginidad.

 

Romeo santos en sus magníficas obra de arte…

Eres mía

No te asombres

Si una noche

Entro a tu cuarto y nuevamente te hago mía

Bien conoces

Mis errores

El egoísmo de SER DUEÑO DE TU VIDA

Eres mía (mía, mía, mía)

No te hagas la loca eso muy bien ya lo sabías

Si tu te casas

El día de tu boda

Le digo a tu esposo con risas

Que solo es PRESTADA

La mujer que ama

Porque sigues siendo mía

Propuesta indecente

Una aventura es más divertida

Si huele A PELIGRO

Y si te invito a una copa

Y me acerco a tu boca

Si TE ROBO un besito

A ver te enojas conmigo

SI TE FALTO EL RESPETO

Y LUEGO CULPO AL ACOHOL

Si levanto tu falda

¿Me darías el derecho

¿A medir tu sensatez?

PONER EN JUEGO TU CUERPO

Si te parece prudente

 

O los tan populares One direction, en su canción Steal MY girl (2014)

Everybody wanna steal MY girl (todo el mundo quiere robarse a MI chica),

Everybody wanna take her love away,

Couple billion in the whole wide world

Find another one cause she BELONGS to me (Encuéntrate a otra porque ella ME PERTENECE).

 

Por si desconocen a estos artistas, Romeo Santos y One direction tienen miles de millones de visitas en YouTube. No estoy exagerando, esa es la cifra.

Pero a ningún despistado se le escapa el clásico de La media vuelta:

“Te vas porque yo quiero que te vayas, a la hora que yo quiera te detengo. Yo sé que mi cariño te hace falta, porque quieras o no, yo soy tu dueño”.

 

Pasen y escuchen estas odas a la igualdad:

Esta preciosidad de los Beatles se llama Run for your life

Preferiría VERTE MUERTA, muchacha (en inglés la llama “little girl” que podría traducirse como pequeña. Está claro que les gusta infantilizarnos o animalizarnos).

PREFIERO VERTE MUERTA

antes que con otro hombre

trata de no perder la cabeza, muchacha

o no respondo de mis actos

será mejor que salves el pellejo, muchacha

esconde la cabeza en la arena, muchacha

si te pillo con otro hombre

ES EL FIN, muchacha.

Bien, ya sabes que SOY UN CHICO MALO

y celoso de nacimiento

no puedo pasarme la vida intentando

que te conformes

será mejor que salves el pellejo, muchacha

esconde la cabeza en la arena, muchacha

si te pillo con otro hombre

es el fin, muchacha

que esto te sirva de sermón

todo lo que digo va en serio

chica, estoy decidido

y PREFIERO VERTE MUERTA

 

Axel y Vanesa Martin: “Y qué, si amarte es un acto suicida, yo PREFIERO MORIR a tu lado que vivir sin ti. Y qué si es VENENO lo que hay en tus besos…”

Ay, el amor…

Ringo Starr canta en You’re 16 (You’re beautiful and you are mine): “Tienes 16, eres hermosa y eres mía. (Mía, toda mía, mía, mía), eres mi bebé, eres mi mascota”.

 

O las muy elaboradas de Dady Yankee: “¡Castígala! ¡Dale un latigazo! ¡En la pista te voy a dar yo pal’ de azotazos y palmetazos! (¡Perréala!) Coge un latigazo. No calientes la comida si no te la vas a comer, sabes que si me activas, tu te tienes que ir a to’as”.

 

Ay, Los pibes chorros, ese grupo de cumbia de letras tan sutiles y videos tan trabajados (desgraciadamente he bailado esta canción en mi adolescencia demasiadas veces):

 

Blurred Lines

Rihana en Rude boy quiere lo que quieren ellos, no tiene deseo propio:

Do you like it boy

I wa-wa-want (yo quiero)

What you wa-wa-want (lo que tú quieres)

Give it to me baby

Like boom, boom, boom

What I wa-wa-want

Is what you wa-wa-want

 

En I used to love her but i have to kill her, de Guns n’ Roses, Axel Rose habla de su perra, pero no deberíamos porqué saber esto, y claramente juega con el doble sentido: “Yo solía amarla, pero tuve que matarla. Yo solía amarla, mmm, sí, pero tuve que matarla. Tuve que ponerla seis pies bajo tierra, y todavía puedo oírla quejarse”.

 

La lista es interminable, aquí unas pocas más…

Aquí un pedófilo se quiere follar y luego comer a una niña. Pero ella es el diablo por seducirlo.

Carolina, de M-Clan

La DULCE NIÑA carolina

NO TIENE EDAD para hacer el amor.

Su madre la estará buscando

eso es lo que creo yo.

No puedo echarla de mi casa,

me dice que no tiene dónde dormir.

Después se mete en mi cama,

eso es mucho para mí.

Esa va a ser mi ruina,

pequeña Carolina,

¡vete por favor!

Carolina, trátame bien,

no te rías de mí

no me arranques la piel.

Carolina trátame bien,

o al final te tendré que comer.

El diablo está en mi vida,

pequeña Carolina.

 

Los buitres cantan en A sangre fría: “Esta vez, no esperé y disparé a sangre fría. YO LA MATÉ PORQUE ERA MÍA, no soportaba otro adiós; no hubo testigos ni un cuerpo en un callejón, yo la maté en mi corazón”.

Dos más en las que somos carne

El acosado sexual, de Los culpabes de todo

Yo quiero tener chicas, siempre en mi colchón

poder decir que sí, poder decir que no

y solo decidir, cuando me gusta a mí;

y ser indiferente y dejarlas por ahí

y ver como hacen cola y verlas SUFRIR

que me echen en la cama aunque diga que no

regalarles mi foto para su habitación.

Ver como se derriten cuando digo no sé

y poder despreciarlas sin sentir culpa

y hasta ENUMERARLAS COMO A LA RES;

nativas o extranjeras a mí me da lo mismo

estoy muerto de hambre y solo quiero CARNE.

 

Atención a esta última donde el hombre quiere cazar viva a la mujer. Constantes analogías visuales entre el cuerpo de la mujer y los cadáveres ensangrentados de las vacas —o cabras, no sé—, hasta la romántica culminación del beso bañado en sangre.

 

Lejos de la censura, propongo dos cosas: dejar de trararear la violencia; si tienes algún rango ejecutivo en radios o medios audiovisuales deja de emitir estas canciones en comerciales, películas y demases, o al menos alerta de la gravedad de su contenido a lxs oyentes;  instar a los artistas que sigan vivos a que modifiquen o rectifiquen públicamente estas letras o a que asuman abiertamente su odio a las mujeres, sin caretas; elaborar leyes para alertar, previa emisión de estas canciones, de su contenido misógino.

También te puede interesar:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest