Aquel objeto del deseo lleno de sangre

 

 

Curaduría a cargo de Miryam Hache 

Carmen Tomás es autora de los libros de relatos y prosa poética Que otro muerda el polvo (2013) y El eco de la mirada (2016). Participó en la antología Leyendo entre líneas con su relato El desfile y colaboró en diversas revistas literarias. Aunque cultiva principalmente el cuento y el microrrelato, actualmente se halla inmersa en la escritura de su primera novela.  
Les advierto una cosa, si bien p
ara el público general Carmen Tomás es todavía una escritora poco conocida, quien posea una mínima sensibilidad literaria podrá entrever en el texto que les presentamos a continuación, la destreza con la que esta potente escritora en ciernes maneja la tensión, la fuerza de sus imágenes, la sutileza con la que se acerca al campo del erotismo. Un erotismo que en Ritual es carne y doblemente carne, danza sexual y sangrienta, es regurgitación de prototipos anclados en lo onírico. Ritual es la narración de un sueño trunco, es decir: la narración de un deseo. Y es, también, representación, verbalización de ese deseo atávico y patriarcal, eso que nos es tan dificil de deslindar: la idea de lo masculino ligado a la salvación.  

 

 

 

Pasen y lean 

Ritual

Caminas acariciada por una brisa que te eriza la piel. El globo solar, un tanto desmesurado, cuelga del aire, invita a la alegría, te dejas llevar. Paseas, paseas en cueros refrescada por el ir y venir de olas pequeñitas como los granos de arena que resbalan juguetones entre los dedos de tus pies. Desde que puedes recordar, los momentos de paz han sido tan efímeros. Este dura demasiado. Ahí está, no se ha hecho esperar, la amenaza ha tomado forma de toro bravo, sabes que embestirá, intentas correr, una repentina parálisis te lo impide, ha llegado la hora, lo anuncia hasta la tormenta recién aparecida. La bestia agacha la cabeza, con la pata delantera golpea la playa, tranquila, si no has despertado es porque aún queda esperanza, en efecto, ha venido alguien a salvarte, nada menos que un ángel o un arcángel, ves a saber, el caso es que un superhombre con bucles dorados se ha materializado para salvarte. El adonis no te mira, tampoco lo esperas, está claramente fuera de tu alcance, gracias a esa imagen consigues olvidar por completo al mastodonte, vuelve a lucir el sol, sus rayos son espejos donde los rizos del querubín se esponjan y brillan, no puedes quitar la vista de esos rizos. Tú héroe es un tipo serio, no está para tonterías, indiferente a su belleza, al placer que provoca, concentra la atención en librarte del toro, de la bestia, del mal, no puedes aplaudirle, ni llamarle guapo como quisieras, sigues paralizada. Del curioso taparrabos con que se cubre desenvaina una espada, azul como el cielo, como el mar, como los ojos de tu madre, como el aire que se vuelve respirable, la empuña y sin titubeos le rebana la cabeza dejando un charco de sangre que bien pudiera ser negra. Esto ya no te gusta, sientes arcadas, pobre animal, tan hermoso, aunque no hubiese dudado en ensartarte no deja de ser su instinto de bestia poderosa. Ese cuello, esos cuernos, el ángel-arcángel se ha pasado pero esto es un sueño y él actúa por cuenta propia. Agarra la cabeza del toro, la desliza dejando un reguero de sangre, finalmente deposita la ofrenda a tus pies, recuperas la movilidad y te dispones por fin a besarle. Frena tus labios con sus manos de atleta, no ha terminado, se unta el cuerpo con el líquido rojo que no ha cesado de manar y te invita por señas —o es muy primitivo o no habla tu idioma— a que le imites. Ahora sí, no queda otra que despertar.  


También te puede interesar:

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest